Escultura de madera policromada de El Niño de la Bola, de Jacinto Calsina, realizada alrededor del año 1873.

Se trata de una escultura de imaginería religiosa elaborada en madera tallada y escayola, y policromada al óleo. Una pieza elaborada en el taller de Jacinto Calsina en Barcelona, alrededor del año 1873, fecha en la que el autor tuvo un taller en el Paseo de Gracia Nº62, y del cual pasó a formar parte su hijo Joaquín Calsina en el año en 1886 y cuyo nombre pasó a ser “Hijo de Jacinto Calsina”.

ANTES

La pieza presenta evidente suciedad superficial en la totalidad de la superficie, principalmente en las zonas que no han sido habitualmente cubiertas como rostro, cabello, manos y pies.

Presenta grietas en algunos puntos concretos, como en el rostro, el lateral izquierdo de la cabeza, en el estuco y el lateral derecho del vestido, en la madera tallada. Ambas manos presentan, en los dedos, restos de pintura dorada tipo esmalte aplicada en una intervención posterior a su creación, aplicada como repinte sobre la bola y sobre la potencia.

DESPUÉS

Después de un trabajo de limpieza de suciedad y de repintes, de reposición de piezas en la peana, redorado, reintegración de algunos volúmenes, del color y del acabado, ha recobrado su esplendor original.

Puede contemplarse en la Iglesia San Bartolome apóstolVillarejo del Valle (Ávila).

RESULTADO 

Recuperó su esplendor original.